Celebrando la Navidad en el mundo – Santo Tomás en Euskadi


Cartel de una Feria de Santo Tomás

Cartel de una Feria de Santo Tomás

La Feria de Santo Tomás en Euskadi da inicio a los festejos de la Navidad en muchas localidades vascas.

A pesar de su nombre, esta tradicional reunión no tiene connotaciones religiosas sino que se instaló hace muchísimo tiempo como una costumbre del pueblo y su nombre únicamente coincide con el día dedicado por la iglesia a la memoria del santo.

No hay acuerdo demasiado definido sobre el origen de la fiesta. El más conocido es el que asegura que ese día, era el fijado por los dueños de los caseríos para cobrarles las rentas a sus arrendatarios. Ellos llegaban a la ciudad con abundante capital y aprovechaban para comprar las provisiones necesarias para pasar el invierno, para ello venían cargados con sus aves de corral, hortalizas y artesanías que usaban para el intercambio o para la venta.

A mediados del siglo XIX la mayoría de las fincas de la zona eran cultivadas por arrendatarios, una costumbre que se transmitía de generación en generación. La relación entre unos y otros era muy estrecha y la renta se pagaba en una fecha fija del año, en principio era el día de San Martín (11 de noviembre) pero por lo general se retrasaba hasta el día de Santo Tomás.

Talo con Morcilla

Talo con Morcilla

Cuando las cosas fueron cambiando y las condiciones también, la feria dejó de ser necesaria. Los baserritarras en su mayoría, ya eran propietarios de sus tierras, sin embargo siguieron con la costumbre de acudir a la ciudad el día de Santo Tomás y así se mantuvo la Feria.

Así, además de en Bilbao y San Sebastián, podemos visitar las ferias de Santo Tomás en localidades como Lekeitio, Zaldibar, Azpeitia, Hondarribia o Usurbil.

Aunque las ferias en cada una de las distintas localidades en que se celebra tienen sus características propias, hay varios elementos comunes a todas ellas. Los productos expuestos para su venta son de lo más variado: verduras, hortalizas, pollos, capones, queso, miel, repostería, pan, etc. Pero lo que nadie deja de probar al visitar una feria de Santo Tomás, es el talo con txistorra, siempre acompañado de un vaso de sidra o de txakoli.

El talo consiste en una torta de pan de maíz acompañado de un trozo de txistorra, chorizo, morcilla, bacón, queso y hasta de chocolate. El origen de este producto se remonta a la época de postguerra, en la que escaseaba la harina de trigo. Por eso, en los caseríos, se hacían tortas de maíz que se rellenaban con los productos provenientes de la matanza del cerdo, entre los que en el País Vasco destaca la txistorra, embutido que se caracteriza por su corto periodo de curación.

En cuanto a las bebidas, tanto la sidra como el txakoli son las más típicas de la vertiente cantábrica vasca.

La tradición dice que hay que ir vestidos de casero/a: pantalón de mahón azul, blusón negro, txapela y pañuelo para los chicos; falda larga azul con motitas blancas, delantal negro, camisa igual que la falda, pañoleta a la espalda y pañuelo blanco a la cabeza para las chicas.

Uno de los protagonistas de la feria es el cerdo, que se rifa entre los que compren un boleto.

Anuncios

Acerca de kaialdesanturtzi

Restaurante en Santurtzi dedicado a la Gran Cocina Vasca
Esta entrada fue publicada en Gabonak - Christmas - Navidad, Kai-Alde, Restaurante Kai-Alde y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s